Posponen juicio a ex dictador Bignone

El proceso contra Reynaldo Bignone, último dictador del país, está acusado de operar un centro clandestino de detención

JUICIO. Bignone, de 83 años, enfrentará su cuarto juicio luego de que el pasado 14 de abril fuera condenado a cadena perpetua.

La justicia argentina postergó hoy de manera indefinida el inicio del cuarto juicio en contra del ex dictador Reynaldo Bignone, acusado de delitos de lesa humanidad cometidos durante el último gobierno militar (1976-1983).

El Tribunal Oral Federal Número 2 de Buenos Aires explicó que en las próximas semanas dará a conocer la nueva fecha del proceso en el que se investiga la participación del ex presidente de facto en la operación de un centro clandestino de detención.

Agregó que, una vez que inicie el juicio en el que testificarán 24 personas y en el que están acusados otros cuatro ex represores, el veredicto estará listo a más tardar en un mes.

Esta causa se refiere a la existencia de una cárcel ilegal que fue montada en un hospital y en el cual por lo menos fueron secuestradas 22 personas, cinco de las cuales sufrieron torturas.

Bignone, de 83 años, enfrentará así su cuarto juicio luego de que el pasado 14 de abril fuera condenado a cadena perpetua por el secuestro, tortura y asesinato de dos militantes políticos en la recta final de la dictadura.

El año pasado, quien fuera presidente de facto en Argentina entre el 2 de julio de 1982 y el 10 de diciembre de 1983, ya había sido condenado a 25 años de prisión como coautor de 56 casos de allanamiento ilegal, robo, secuestros y torturas.

Además, está en marcha un proceso en su contra por el robo de 33 bebés nacidos en centros clandestinos de detención y entregados en adopciones ilegales, delito compartido con el también dictador Jorge Rafael Videla.

Bignone, quien será recordado como el último dictador argentino, es uno de los máximos símbolos del terrorismo de Estado que dejó una estela de 30 mil desaparecidos y 500 bebés robados en centros clandestinos de detención.

Durante sus juicios, ha defendido, sin embargo, la sangrienta represión que se ejerció durante la dictadura con el argumento de que sólo así se podía combatir al 'comunismo subversivo' .