Mendoza: prisión perpetua a 4 represores, "en el contexto del delito internacional de genocidio"

Cuatro de ellos condenados a prisión perpetua, otro a doce años y un absuelto.
    
El Tribunal Federal 1 fue el escenario para que cientos de personas se apostaran en el lugar para escuchar la sentencia final a los represores de la dictadura militar en nuestro país en 1976.

Hoy, 6 de octubre de 2011, en Mendoza se vivió un día que para muchos nunca iba a llegar: la sentencia a los represores acusados de cometer crímenes de lesa humanidad durante la dictadura militar vivida en Argentina en 1976.  El ambiente no era de alegría pero si de mucha conmoción.

Pasadas las 11, los jueces Antonio González Macias, Héctor Cortés y Alejandro Piña se hicieron presentes para leer el esperado veredicto final a los seis imputados. Mientras que en la vereda de los Tribunales se vivía un ambiente protagonizado por más de 250 personas, en el interior solamente había butacas para 80 personas. Sin embargo, el lugar se copó e ingresaron más de 120 personas.

En el banco de los acusados se sentaron  tres de los seis ex policías y militares: Celustiano Lucero Lorca, Eduardo Smaha Borzuk y Paulino Furió. Por pantalla, a través de tele conferencia se pudo observar a Dardo Migno desde Rosario y Juan Agustín Oyarzábal con prisión domiciliaria en Rivadavia.

A penas ingresaron los represores, los familiares con fotografías de sus desparecidos en las manos, las alzaron con un silencio conmovedor. Algunos llantos, y miradas hacia los genocidas impactaron sin mediar ninguna palabra hasta que comenzaron a escuchar el juicio final.

Después de un año del comienzo; el comisario general retirado Oyarzábal, el comisario retirado Smaha, el policía Lucero y Rodríguez Vázquez recibieron la pena máxima: prisión perpetua y  el ex teniente Migno recibió 12 años de prisión. Tres de ellos tenían prisión domiciliaria pero serán trasladados a San Felipe para cumplir con sus respectivas condenas.