Mendoza : El D2 será declarado una "organización criminal"

por Ramón Ábalo
   
La  bronca acumulada en este casi año en que dieron comienzo los juicios (más los 35 de espera) por lesa humanidad contra los genocidas del 76, no se va a atemperar este jueves cuando se conozca el veredicto del Tribunal Oral No. 1, de esta ciudad de Mendoza. Entre medio es posible la satisfacción por esta primera puntada de la justicia federal.       

En las últimas jornadas, la semana pasada, el Ministerio Público y los abogados de la querella, se introdujeron en hitos de la historia de un pasado reciente y mundial para afirmar los argumentos jurídicos en que se basarán las penas que pedirán para  los que están en el banquillo de los acusados en este primer tramo que solamente alcanza a una decena de entre unas doscientas en que se sintetiza el accionar macabro del terrorismo de Estado en Mendoza.

Trajeron a colación a los genocidios nazis, aquel de la Segunda Guerra Mundial y los de la ex-Yugoeslavia, a las organizaciones criminales como las SS. Los cabecillas y líderes, en una serie de juicios llevados a cabo entre 1945 y 1946, fueron acusados y juzgados como criminales de guerra por un Tribunal Militar Internacional, en Nuremberg. Acusados por: 1) Crímenes contra la paz (planear, instigar y librar guerras de agresión, violando pactos y normas internacionales) - 2) Crímenes contra la humanidad (exterminio, deportaciones y genocidio) - 3) Crímenes de guerra (violación de las normas de guerra) - y 4) Haber planeado y conspirado para cometer los actos criminales señalados. Hubo condenas menores y absoluciones, pero principalmente hubo condenas a cadena perpetua y muerte por ahorcamiento, el 16 de octubre de 1946.

lgunos países y mucha gente consideraron que los juicios no habían sido justos. Negaban la validez jurídica de aquel Tribunal. Se aducía que los vencidos no podían ser jueces justos de los vencidos. Medio siglo después, nadie discute ya la oportunidad de aquellos juicios.

Toda coincidencia que quisiéramos encontrar con los juicios actuales en nuestro país son valederas y más como apoyaturas históricas y jurídicas para condenar con penas máximas a los genocidas argentinos. Y no será necesario el transcurso de los años para legitimar esto que es una reivindicación universal de los derechos humanos. Por ello, la Argentina es un ejemplo en el mundo entero. En este primer grupo son juzgados siete genocidas por delitos contra 24 víctimas, entre ellos el poeta y militante Paco Urondo. Los imputados eran doce, pero tres de ellos murieron en el transcurso de los juicios, y dos fueron apartados por motivos de salud. Los que recibirán penas son Agustín Oyarzábal, Eduardo Smaha Borzuk, Luis A. Rodríguez, S. Lucero, Dardo Miño y Paulino Furió. Han muerto J.Pablo Sáa y Orlando Dopazo. Fueron apartados de las causas Tamer Yapur y Ramón Lépori, En el transcurso de las jornadas ante el Tribunal, los numerosos testigos, la mayoría víctimas, lograron reconocer a algunos de sus victimarios, los que han sido imputados y a juzgar posteriormente.

El D2 será declarado una "organización criminal"            

Cuando escuchábamos los testimonios de, por ejemplo, Rosa Gómez, Luz Faingold, Fernando Rule, Pablo Seydel, Rubén Bravo (fallecido recientemente), Silvia Ontiveros, Lucy Allegrini, Eugenio París, Angel Bustelo,víctimas que coincidieron en afirmar los padecimientos sufridos en las mazmorras del D-2, o sea el organismo de inteligencia de la Policía mendocina, nos sentíamos igualmente heridos, lastimados, destrozados y torturados espiritual y anímicamente. Y mucha bronca y odio. Son centenares los torturados, maltratados, asesinados, violadas/dos, secuestrados y desaparecidos en ese ámbito. De las investigaciones que realizamos y transcribimos en la primera edición de nuestro libro El Terrorismo de Estado en Mendoza, en 1907, afirmábamos, de acuerdo con los organismos de derechos humanos; respecto al caso de Miguel Angel Gil: "...había sido detenido el 22 de febrero de 1976...En el expediente que obra en el Juzgado Federal No. 1, del Dr. Roberto Burad ...surge la participación evidente de seis personas que intervinieron en sesiones de interrogatorios y torturas en el D-2 de la policía. Los seis a quienes se les imputa intervención evidente en la muerte de Gil son el comisario Pedro Sánchez Camargo, el comisario Agustín Oryazábal, el subcomisario Luis Eduardo Smaha Borzuk y otro policía de apellido Funes...En cada expediente de los casi 200 desaparecidos, los casi 1.200 presos, las decenas de asesinatos, tienen un listado similar de culpables.Decenas y decenas de culpables del genecidio... Entre 1974/75 y 1983, ocuparon en diversos periodos la jefatura de la Policía de Mendoa, titulares e interinos, fueron responsables de gran parte de la represión. Eran los que mandaban y tuvieron la máxima conducción y las decisiones contra las víctimas. De ninguna manera podrían invocar desconocimiento y menos inocencia. Esta es la lista: Vicecomodo  Julio César Santuccione, subjefe Ramón A. Arrieta Cortez, jefe UR II José Martínez Blasco, subjefe Jorge N. Calderón, vicecomodoro Alcides París Francisca, subjefe Raúl A. Ruiz Soppe, vicecoodro Mario A. Laporta, subjefe Nicolás R. Spinelli, subjefe Calixto Cuesta García, Cnel. Alberto R. Olivera, subjefe Augusto S. Grecco, y comisario general José Naman García. Este fue nombrado jefe de Policía (1983) por el gobernador Felipe Llaver. Por la presión y denuncia de los organismos de derechos humanos, debió renunciar, meses después del 10 de diciembre de 1983. Había sido director de la Cárcel durante la dictadura y denunciado por ex-presos políticos en que la había convertido en un campo de concentración y torturas".

De ser declarado el D-2 organización criminal, sería el segundo, ya que el primero lo ha sido la Esma. Primeros puestos de un ranking de la barbarie "procesista".