El centro clandestino del hospital Posadas

Se inicia el juicio por la represión en el Hospital Posadas.

El dictador Reynaldo Bignone, el ex brigadier Hipólito Mariani y dos civiles serán juzgados por secuestros y torturas a veintidós víctimas, de las cuales seis siguen desaparecidas.

Reynaldo Benito Bignone, quien purga dos condenas por crímenes de lesa humanidad, afrontará a partir de hoy su cuarto juicio por delitos durante la última dictadura. El último dictador será juzgado por el Tribunal Oral Federal 2 por secuestros y torturas en el Hospital Posadas, en el partido de Morón, ejecutados contra 22 víctimas, de las cuales seis continúan desaparecidas. La audiencia oral y pública comenzará a las diez de la mañana. Al mediodía se realizará un acto frente a los tribunales de Retiro, organizado por la Mesa por el Juicio y Castigo a los genocidas-H.I.J.O.S., la Comisión de Derechos Humanos por la Memoria, la Verdad y la Justicia del Hospital Posadas, la Asociación de Profesionales del Hospital Posadas, Foetra y la Dirección de Derechos Humanos de Morón.

Junto al ex general Bignone, de 83 años, se sentarán en el banquillo los civiles Luis Muiña y Argentino Ríos, y el ex brigadier Hipólito Rafael Mariani, condenado a prisión perpetua como jefe del área militar en el que funcionó el centro clandestino Mansión Seré. La causa fue elevada a juicio en enero de 2009 por el juez federal Daniel Rafecas. Durante los 34 meses posteriores, que incluyeron dos postergaciones, quedaron fuera de juego el coronel Agatino Di Benedetto, ex interventor del hospital, quien fue declarado insano, y el ex personal civil de inteligencia Juan Máximo Copteleza, que falleció. También murieron imputados pero no juzgados Ricardo Antonio Nicastro, José Faraci, Oscar Raúl Tévez, José Meza, Carlos Domingo Ricci, Adolfo José Marcolini y Julio Ricardo Estévez.

El TOF-2 arrancará el juicio con nueva composición: a Pablo Bertuzzi se sumaron Rodrigo Giménez Uriburu y Jorge Gorini, que acaban de jurar en sus cargos. En principio fueron citados 53 testigos. Algunos declararán por videoconferencia desde sus países de residencia.

El Hospital Posadas fue intervenido tras el golpe de Estado por el general Bignone, que era delegado de la junta militar en el área de Bienestar Social, con la excusa de que funcionaban allí postas sanitarias de organizaciones armadas.

La represión comenzó el 28 de marzo de 1976, con la intervención a cargo de Di Benedetto, e incluyó secuestros de médicos, enfermeras, empleados y pacientes. El brigadier Mariani era jefe de la Brigada Aérea de El Palomar, de la que dependía el personal militar que actuó en el Posadas, en tanto Ríos y Muiña integraron un grupo de tareas denominado Swat, que operó a partir de julio en el centro clandestino El Chalet, en la misma casa donde vivía el director del hospital.