Extraño suicidio de ex jefe de policia en Santiago del Estero.

S. del Estero: Confirman muerte de ex jefe de policia dictadura, Juan Ramírez. Estaba profugo.
Confirman muerte de ex jefe de policía que era buscado por crímenes de lesa humanidad
El ex militar estaba con pedido de captura del Juzgado Federal local y era rastreado por cuerpos especiales de la Policía Federal.
CARGO. El prófugo tenía alrededor de 70 años y ocupó la jefatura de Policía durante la dictadura.
 
El ex jefe de policía durante la dictadura, Juan José Ramírez, sobre quien pesaba un pedido de captura del juez federal Guillermo Molinari por delitos de lesa humanidad, murió en San Isidro arrollado por un tren luego de que se arrojara a su paso. La confirmación de la muerte del ex represor la recibieron el juez federal local, Guillermo Molinari y la Fiscalía, por parte de la Policía Federal y del Juzgado Criminal y Correccional Nº 1 de San Isidro, que abrió un expediente caratulado “Investigación de motivo de fallecimiento”.

Pericias
Fuentes judiciales adelantaron que Fiscalía solicitará la remisión de una copia del expediente y que se practiquen estudios sobre los restos cadavéricos para ratificar la identidad del occiso.
Según la información que recibieron las autoridades del Juzgado, Ramírez sabía que había sido localizado por la Policía Federal y el 16 de diciembre se habría arrojado a las vías de la Estación de San Isidro, al paso de una formación ferroviaria. La confirmación llegó días atrás, la que se mantuvo en estricto secreto por la gravedad del hecho. Incluso la defensa había presentado días antes, un escrito advirtiendo el deceso del ex militar.
Ramírez, oriundo de Río Cuarto y que vivía en Buenos Aires, tenía pedido de captura por parte de la Justicia Federal local, al evadir los pedidos de presentación para ser indagado por los casos que se investigan en el Grupo Tres (por desapariciones forzadas de personas durante el proceso) que integra la Megacausa de Derechos Humanos. Además, había sido incorporado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación en el programa de recompensas y se ofrecieron $ 100 mil a quienes dieran datos precisos acerca de su paradero.
Un día antes del trágico hecho, un grupo especial de búsqueda de evadidos de la Federal, había localizado en San Isidro al ex titular de la fuerza policial santiagueña.
Intervinieron por jurisdicción en el hecho, efectivos de la Comisaría de San Isidro
 
INQUIETUD EN INVESTIGADORES
Extraña coincidencia
Un dato que llamó la atención de las autoridades judiciales y de los investigadores, es que la muerte de Juan José Ramírez, se produjera un día después de la detención de otro ex jefe policial de la dictadura, Ramón Warfi Herrera, quien fue aprehendido por Gendarmería el 15 de diciembre en un operativo realizado en Funes, cerca de Rosario, provincia de Santa Fe.
Ramírez también había sido localizado un 15 de diciembre, pero al día siguiente habría tomado la fatal decisión de suicidarse.
Rumores
Además, también inquietó a las autoridades que el rumor sobre la muerte de Ramírez haya comenzado a circular a fines de diciembre en la Unidad del Servicio Penitenciario Federal de Colonia Pinto, adonde están alojados los imputados por crímenes de lesa humanidad. l
BÚSQUEDA
El último represor que queda prófugo es Roberto Díaz
Con la muerte de Ramírez y la detención de otro ex militar que fue jefe de Policía, Ramón Warfi Herrera, el único prófugo que tienen las causas de derechos humanos es Roberto Díaz, expolicía que prestó servicios en el Departamento de Informaciones Policiales (DIP) donde formó parte de los grupos de tareas represivos.
Llamativamente, Díaz, procesado por graves hechos como el homicidio calificado en perjuicio del abogado Abdala Auad (en 1976), gozaba del beneficio de excarcelación, pero decidió huir de la Justicia argumentando que era amenazado por Ramírez, de quien ahora se confirmó su fallecimiento.
A mediados de 2011, Díaz debía concurrir semanalmente al Juzgado para firmar un libro de asistencia como contralor del cumplimiento de la medida excarcelatoria. Al ausentarse por tres semanas seguidas, el fiscal federal general, Gustavo Gimena, solicitó se le revoque inmediatamente la medida y su detención.
El juez Molinari hizo lugar a lo solicitado por el Ministerio Público Fiscal y envió una comisión de la Policía Federal al domicilio del imputado con resultado negativo. También pesa sobre él un pedido de captura y una recompensa de $ 100 mil.l