Los suicidios contagiosos.

Otro militar, un ex teniente del ejército Paul Alberto Navone, implicado en el robo de menores durante la dictadura, apareció muerto con un disparo en la cabeza, efectuado por una pistola de 9 milímetros. Su cuerpo apareció en un predio de la Fuerza Aérea Argentina que posee en la localidad de Ascochinga, a 50 kilómetros de la ciudad de Córdoba.

Sin haberse realizado la autopsia correspondiente, los datos que han trascendido es que se trataría de un “hecho suicida”. El ex teniente coronel vivía con su esposa y un hijo, y una hija reside en la ciudad de Jesús María. "Este señor tenía el hábito de salir a caminar todas las madrugadas por la zona" donde fue encontrado, manifestó la policía provincial. Navone, de 65 años, debía presentarse a declarar en los tribunales federales de Paraná, dentro del marco de la causa que se investiga el robo de dos bebés en el hospital militar local y por la sustitución de sus identidades.

El militar había presentado un certificado médico y consecuentemente se había dispuesto que sea indagado ante la justicia local en los primeros días de marzo. Se esperaba que con su declaración aporte datos sobre el destino de los hijos mellizos de Raquel Negro, una mujer desaparecida y que dio a luz entre febrero y marzo de 1978 en el hospital militar de Paraná. Los chicos que se buscan son hijos del dirigente montonero, también desaparecido, Tulio ‘Tucho’ Valenzuela.