Hooft : Un juez imputado (pero más) que el destituido Miret

"Es muchísimo más grave lo que se le imputa a Hooft que a Miret”
   
Luego de que el Consejo de la Magistratura destituyera al juez mendocino Luis Miret al encontrarlo culpable por mal desempeño de sus funciones por la supuesta falta de investigación de delitos de lesa humanidad, el Dr. César Sivo, abogado defensor de organismos de DDHH, entendió que la situación del marplatense Pedro Federico Hooft es “muchísimo más grave” que la de su par suspendido. “Hooft actuó en Mar del Plata como Astíz actuó en Buenos Aires”, comparó.

Después de que el Consejo de la Magistratura destituyera el último viernes al camarista mendocino Luis Miret, al término de un jury de enjuiciamiento donde se lo encontró culpable por mal desempeño de sus funciones y posible comisión de delitos de lesa humanidad; el abogado defensor de organismos de Derechos Humanos, César Sivo, consideró que esa decisión “debería marcar una tendencia de depuración de los estratos judiciales”.

“El caso de Miret pasa a ser emblemático y debe servir como disparador para ver qué es lo que va pasando con otros jueces que participaron en la dictadura”, analizó.

En ese orden, el letrado comparó el caso del funcionario judicial de Mendoza con el del juez marplatense Pedro Federico Hooft, también acusado de haber participado en ilícitos de similares características. “Es muchísimo más grave lo que se le imputa a Hooft que a Miret”, sostuvo.

“Hooft está imputado de visitar Centros Clandestinos de Detención, sabiendo que había personas ilegalmente secuestradas a las que se mantenía en cautiverio, que eran llevadas periódicamente a 'La Cueva' para que, entre otras cosas, las mujeres fueran violadas. Es decir, con su silencio permitió que las cosas siguieran su curso, a pesar de que tenía un conocimiento directo porque muchos familiares de detenidos se lo refirieron”, fundamentó.

A su vez, reparó en que el Magistrado ya “ha reconocido públicamente que asistía a la Seccional 4ta. y que era un CCD”, y que, inclusive, mantenía “comunicación directa con los verdugos de La Cueva (los jefes de Inteligencia y de torturas), lugar al que periódicamente llamaba para saber qué personas tenían detenidas”.

En tanto, señaló que al cuestionado Juez se lo acusa de haber contribuido para “liberar o resolver la suerte de personas que estaban en cautiverio y esto se comparece en casos concretos como el de la 'Noche de las Corbatas', en donde dos personas que estaban en La Cueva y en el GADA fueron liberadas gracias a su intervención, mientras que todos los demás fueron ejecutados y desaparecidos”.

Asimismo, dijo que se le imputa haber “fraguado” documentación para “tratar de evitar su responsabilidad con el hábeas corpus de Jorge Candeloro y Marta García”, además de “haber contribuido con acciones y con omisiones para que no se investigara lo que había sucedido y no se fuera a buscar a los abogados secuestrados en la 'Noche de las Corbatas'”. “También se lo acusa de no haber investigado muchos casos de personas que habían aparecido acribilladas y haber participado de la desaparición y muerte de Juan Bourg y Alicia Rodríguez de Bourg”, enumeró.

Para Sivo, todas estas acusaciones ubican a Hooft en una situación “muchísimo más incómoda que la de Miret”, ya que “estamos hablando de un partícipe directo, de alguien que ha contribuido al sistema de detención ilegal”.

Inclusive, añadió, en el marco de la causa de la Base Naval se logró acreditar que Hooft, “junto a la Iglesia local, conseguían información sobre las gestiones que hacían familiares de los desaparecidos y la ponían a disposición de la Sub Zona XV; es decir, también actuó como agente de Inteligencia, trabajando en combinación con determinados grupos del Obispado y generando listados que después aparecieron en los servicios de Inteligencia Naval”.

“Creemos que Hooft actuó en Mar del Plata como Astíz actuó en Buenos Aires, infiltrándose en la iglesia en la que se reunían los familiares de los detenidos – desaparecidos”, sintetizó.

En relación al estado en que se encuentra el pedido de juicio político a al Juez marplatense, Sivo explicó que el proceso “está abierto a la espera que fijen la fecha de debate”.

“Los integrantes del Tribunal de Enjuiciamiento entendieron que era partícipe de todos estos hechos y que ameritaba hacer el debate, pero, sin embargo, no lo suspendieron y hacen lugar a todas las presentaciones absolutamente improcedentes, fuera de marco normativo y del procedimiento habitual, que hace Hooft”, advirtió. Estas maniobras, dijo, “les permite dilatar el Jury en el tiempo,esperando otros aires políticos que les permita alejarse de esta situación”.

En tal sentido, resumió, “desde el año 2006 a hoy se ha avanzado en que el Jury está abierto y se ha entendido que debe hacerse el debate, pero no han determinado la suspensión ni han fijado la fecha de celebración del mismo, lo que ha llevado a organismos de Derechos Humanos a hacer presentaciones a nivel internacional para que se condene al Estado argentino por la inactividad y por permitir que un colaborador de la dictadura siga ejerciendo la Magistratura, deshonrándola y marcando un precedente peligrosísimo”.
   
AUTOR / FUENTE: Luciana Acosta / RADIO NATIVA