Piden perpetua para los policías responsables de la Masacre de Fátima

Es la pena máxima y la solicitó la Fiscalía para los tres imputados por los homicidios cometidos contra 30 prisioneros en la dictadura.

El pedido fue realizado por el fiscal Félix Crous, titular de la Unidad de Asistencia en Causas por Violaciones a los Derechos Humanos, al término de su alegato expuesto hoy ante el Tribunal Oral Federal 5, por la denominada "Masacre de Fátima" cometida durante la última dictadura militar.
Fundamentó su acusación por los delitos de "privación ilegal de la libertad y homicidios" contra los ex comisarios Miguel Timarchi, Carlos Gallone y Juan Lapuyole.
Para el fiscal los acusados fueron activos partícipes de lo que denominó "horribles crímenes" que culminaron con una "masacre" cometida hace más de 30 años.
Los hechos juzgados en este proceso sucedieron la noche del 19 al 20 de agosto de 1976, cuando 30 prisioneros que estaban secuestrados en la Superintendencia
Los sacaron de ese lugar a bordo de un camión militar, los llevaron a otro lugar donde los asesinaron a balazos y después trasladaron los cuerpos hasta la localidad de Fátima, en el partido de Pilar, donde los dinamitaron.

Según consideró el fiscal, Lapuyole actuó como el "jefe del aparato organizado de esa estructura criminal" que funcionó en Coordinación Federal durante la década del 70, por lo que lo responsabilizó de ser el "autor mediato" de los asesinatos, mientras que a los otros dos policías los encuadró como "coautores".
Crous enumeró que antes de su muerte los detenidos fueron "torturados, humillados y vejados" y luego enterrados como NN en "cajones de madera para indigentes" en el cementerio de la localidad bonaerense de Derqui, también en Pilar.
"No hubo persona que haya estado en ese infierno que no hubiese sido sometida a torturas, violaciones, vejaciones y condiciones de vida inhumanas e indignas", dijo Crous, quien refirió que el "traslado" de las víctimas fue "supervisado" por los imputados.

El fiscal resaltó la declaración testimonial que brindara en el juicio por el ex policía Armando Víctor Luchina, quien declaró que la noche de los hechos estaba a cargo de la guardia en esa dependencia y acusó a sus tres jefes, a quienes vio dando órdenes y supervisando el operativo, frente a las coartadas de los acusados que negaron haber estado en el centro clandestino de detención esa noche.