Valiente muchacha....


María Eugenia solicitó 25 años de condena para sus apropiadores

Maria Eugenia Sampallo Barragán espera ansiosa el final del juicio. El fiscal solicitó 25 años de prisión acordando con la querella.

La fiscalía se sumó hoy al pedido de la querella y reclamó a los jueces del Tribunal Oral 5 la suma de 25 años de prisión para los tres acusados del robo de la bebé María Eugenia Sampallo Barragán, realizado durante la última dictadura militar.

El fiscal Félix Croux pidió la pena contra el militar Enrique Berthier y los apropiadores Osvaldo Rivas y María Cristina Gómez Pinto por los delitos de retención y ocultamiento, cambio de estado civil y falsificación de documento público en tres oportunidades.

Sampallo Barragán es la hija de desaparecidos que fue sustraída de sus verdaderos padres, posteriormente desaparecidos, y que ya adulta pidió que se juzgase a sus apropiadores. En su alegato, el fiscal Croux pidió la máxima pena por considerar probado que la totalidad de los delitos imputados se consumaron en todos los casos con el pleno conocimiento de los autores y con fin expreso de alejar a la chica de su familia biológica. Sampallo Barragán supo a los ocho años que no era hija biológica de Rivas y Gomez. Sin embargo, recién en 2001 recuperó su verdadera identidad, lo cual la motivó a querellar a sus apropiadores.


Cuando nació la bebe en 1977, los imputados la anotaron ilegalmente como propia. Para eso usaron un certificado de nacimiento falso entregado junto a la nena por el ex capitán del Ejército Enrique Berthier. Al igual que lo hiciera ayer la querella, la fiscalía tipificó los delitos como retención y ocultamiento de identidad, alteración de estado civil, más falsificación de documento público en tres oportunidades. El fiscal Croux destacó los numerosos testimonios que señalan a Berthier como el responsable de la entrega de la entonces bebé. Para lograrlo, agregó Croux, el ex capitán actuó en acuerdo con el fallecido médico militar Julio César Cáceres Monié, quien firmó el certificado de nacimiento falso en el que Rivas y Gómez Pinto aparecían como padres biológicos.El pleno conocimiento que tenía la pareja Rivas-Gómez Pinto sobre el origen de la nena fue el otro tema central de la exposición de Croux, que citó numerosos testimonios volcados en el juicio, entre ellos el de la vecina Olga González y de la propia María Eugenia. González recordó haber escuchado los gritos de Gómez Pinto cuando retaba a la joven.

"Tenía que ser hija de guerrillera", le reprochaba. Y que de no haber sido por sus cuidados, la chica no habría sobrevivido. "Estarías tirada en una zanja", le juró. El fiscal enmarcó los delitos cometidos por los apropiadores en "la pretensión de eliminar a un linaje de militantes", de la que todos participaron concientemente.

El juicio, que acaba de entrar en la recta final, se reanudará en quince días, cuando el martes 25 se escuche el alegato de los defensores oficiales de Gómez Pinto y Rivas. Al otro día la defensa de Berthier, el único de los tres que ya se encuentra detenido, intentará esquivar una posible condena. El Tribunal Oral Federal 5 informó que dictará la sentencia el viernes 4 de abril.