Muy jóvenes para votar, ¿y para desaparecer?