Inicio juicio contra Menéndez y otros genocidas


Se describieron los distintos mecanismos que se utilizaron para el "aniquilamiento" de las personas por parte del Grupo de Operaciones Especiales, que funcionaba en ’La Perla’, a cargo del ex titular del Tercer Cuerpo del Ejército. El proceso debió ser frenado dos veces a raíz de la descompensación (¿?) de uno de los imputados.

La primera jornada del juicio oral y público contra el ex titular del Tercer Cuerpo del Ejército, Luciano Benjamín Menéndez, y otros siete represores por la tortura, desaparición y muerte de cuatro jóvenes en 1977, concluyó este martes en la capital de Córdoba. En la lectura de las piezas procesales se menciona que era "habitual" los asesinatos a sangre fría como "proceder para la desaparición física de las personas implementado por el Estado Nacional de la década del 70". En el centro clandestino de detención de la ’La Perla’ "existían dos formas de eliminación de los detenidos: el retiro en camiones Mercedes Benz o Menéndez Benz para ser fusilados en lugares alejados del mismo predio, luego quemados y enterrados".

La otra modalidad consistía en lo que se llamaba ’operativo ventilador’, en donde "los detenidos eran llevados a zonas militares, fusilados y luego hacer correr la versión oficial que se trataba de subversivos y murieron en un enfrentamiento". "Esto tenía dos razones fundamentales, por un lado la necesidad de seguir justificando la existencia de la organización montada desde el poder público con la excusa de aniquilar la subversión, y por otro la existencia de un ’pacto de sangre’ instaurado en la región por el general Menéndez", añade otro párrafo de los fundamentos.

En esa línea de análisis sostiene que "ese plan militar sistemático de aniquilamiento perseguía involucrar a todos los militares, porque cuanto mayor fuera la cantidad de involucrados, mayor era la impunidad que se generaba al asegurar que ningún subordinado denunciara a otro". En cuanto a los cuatro jóvenes asesinados y por el cual llegan a juicio los represores, en la causa figuran como militantes del Partido Revolucionario de de los Trabajadores (PRT), y para Menéndez era "un enemigo a eliminar".

El proceso de enjuiciamiento comenzó a las 10.30 con la lectura de la elevación a juicio y de los cargos, en tanto que en dos oportunidades debió pasar a cuarto intermedio por la descompensación en la salud del imputado Ricardo Lardone (65)., y su abogada defensora quiere que se desdoble la causa porque “no está en condiciones de aguantar un juicio” (¡¡¡!!!)

La causa, denominada ’Brandalisis’ tiene como víctimas de secuestro, tortura y muerte a Hilda Flora Palacios, Humberto Brandalisis, Carlos Lajas y Raúl Cardozo, en hechos ocurrido el 15 de diciembre de 1977.

Además de Menéndez están imputados el coronel retirado Hermes Rodríguez, los suboficiales principales retirados Luis Alberto Manzanelli y Carlos Vega; el suboficial mayor retirado Carlos Alberto Díaz; Oreste Valentín Padován y Alberto Ramón Lardone.

Un importante operativo de seguridad fue montado, tanto en el interior como en los alrededores, del edificio de los tribunales para el cual la policía provincial dispuso de más de 300 efectivos y la Federal alrededor de 50. Grupos de organizaciones de defensa de los Derechos Humanos, de partidos de izquierda, de familiares de desaparecidos, gremios y otras agrupaciones se apostaron en los alrededores para repudiar a los imputados y seguir las instancias del juicio por altavoces con audio proveniente desde la sala de audiencia.

Cerca de 200 periodistas, de unos 60 medios de prensa de distintos puntos del país, están acreditados para informar sobre el histórico juicio, mientras que un gran número de particulares no pudo acceder a la sala de audiencia con capacidad sólo para 180 personas.

La audiencia continuará este jueves, a las 9.30, con los detalles del auto de elevación a juicio por los cargos de ’privación ilegítima de la libertad, tormentos agravados y homicidio agravado’.